Solticio de invierno

En unos días, y cómo lo vienen observando nuestros pueblos originarios desde la antigüedad; se acerca el “solsticio de invierno”. Willakakuti para los nortinos Aymaras, We Tripantu para los mapuches, Aringa Ora para los pascuenses. Para los científicos este período corresponde al máximo alejamiento  del sol a la tierra,  a partir de ese momento recomienza su acercamiento. El día más corto del año, es decir con menos horas de luz.

El término de un ciclo y comienzo de uno nuevo; es de celebración. Corresponde al año nuevo indígena, -de máxima importancia para los pueblos originarios-, tiene todo que ver con el ciclo anual de la vida , con los ciclos de la tierra. Se relaciona con fertilidad y productividad de la “pacha mama” o la “Ñuke Mapu”, la madre tierra.

“Cuando la noche haya llegado a su tope final, la naturaleza dará paso a un nuevo ciclo de vida en el mundo indígena, permitiendo renovar los sueños, esperanzas y compromisos hacia un futuro mejor para todos”. Armando Mario Lefío.

Willakakuti, We Tripantu, Aringa Ora y la festividad del Pueblo Coya, celebran la renovación de la naturaleza y de los seres humanos,  estableciendo una relación de reciprocidad.  A partir del solsticio, la tierra cambia, los animales cambian de pelaje, las semillas se preparan para crecer; esta forma de entender el ciclo natural de la tierra es parte constitutiva de la cosmovisión originaria, bien nos vendría a nosotros –citadinos alejados de la tierra- reflexionar acerca de este cambio de ciclo.

Nosotros –los citadinos- no tenemos esa relación cercana con la tierra, pero queremos disfrutar de  todo lo que la tierra produce.  Y unos más que otros, esperamos que cada estación del año nos regale con las cosas que nos gustan u otras que alguna vez probamos. Lastimosamente algunas ya no están tan al alcance, cuesta encontrarlas. Muchos cultivos han sido reemplazados por nuevos.
Por suerte estamos aún en un momento en que podemos recuperar varios de ellos, antes de que desaparezcan para siempre.

Los invito a celebrar este nuevo solsticio de invierno, busque en la ciudad las diferentes actividades que se celebrarán en unos días. Ya se anuncian varios We Tripantu por estos lados, o si le apetece hágalo preparando o buscando donde preparen el Estofado de San Juan – festividad que se celebra en fecha cercana al solsticio-. Y ponga todos sus pensamientos y ganas en que la próxima temporada volvamos a disfrutar de  cosas como las mencionadas anteriormente: Durazno Betarraga, Llaita y trigo majado que son parte de nuestro patrimonio alimentario.

Me sumo a las celebraciones compartiendo otros tres lujitos de nuestras tierras. Que espero volver a disfrutar en unos meses, cuando estén en su apogeo.

El Chagual o Chaguar, Puya  Chilensis  (planta nativa), para algunos es un viejo conocido, otros ni saben de su existencia.  Presente desde la IV a la VIII región, aunque en algunas zonas ya casi no quedan. Su tallo se pica muy fino y se consume en ensalada. En la VI región agregan chagual picado al pino de las empanadas dieciocheras, y últimamente se le puede encontrar hecha mermelada, hasta con nueces -como la alcayota-.

 

 

 

 

 

 

Tomates Rosados  del territorio Naghche  (faldeos del Nahuelbuta). Rosados, grandotes, muchas veces irregulares. A simple vista no serán muy tentadores para algunos. El que sabe tiene claro que al partirlos la cosa cambia la impresión. Son, jugosos, superlativamente aromáticos, y que decir de su sabor. Lo suelen conservar en salmuera o se usa fresco en ensaladas o se guarda como salsa de tomates.

 

 

 

 

 

 

Uva País, por años fue mirada muy en menos, nada raro ya que por estos lados no había mucha valoración por lo que no fuera exportable o innovador. Esta cepa, antigua muy antigua en nuestro país estaba atrincherada en predios campesinos del Valle del Itata. Siendo “re descubierta” por los viticultores. Crece libre y en suelos de secano, con ella en la zona también se elabora el arrope de Uva Pais, que endulza  varios postres locales.

 

 


Anabella Grunfeld Havas Por Anabella Grunfeld Havas
Profe todo terreno. Con la oreja pará y los ojos atentos, a cuanto comistrajo y vituperio chilensis me pongan por delante. Buena pal mastique y pa hacer salú.
Es un buen momento para compartir! facebook twitter

Deja un comentario!

  • FoodBloggers!!

    • Anabella Grunfeld Havas

      Anabella Grunfeld Havas

      Profe todo terreno. Con la oreja pará y los ojos atentos, a cuanto comistrajo y vituperio chilensis me pongan por delante. Buena pal mastique y pa hacer salú.
    • Alejandra Mulet

      Alejandra Mulet

      Periodista sibarita, creadora y editora de Sabores & Más. Miembro del Círculo de Cronistas Gastronómicos de Chile.
  • #gozagram

      gozagram
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • Realidad Aumentada

  •  
  •